En partes iguales: la importancia de la familia en la educación de los niños

Ambos, tanto escuela como padres o tutores, tienen el mismo objetivo: lograr que los niños se desarrollen armónica y globalmente, y que desarrollen las herramientas que les permitirán tener éxito en la realidad que compartimos todos, una vez que crezcan. Hoy en día, cada vez es más importante este apoyo y colaboración mutua, pero también es cierto que, muchas veces, los horarios no coinciden entre padres y maestros lo necesario para poder tener una comunicación más cercana y un trabajo colaborativo respecto a los alumnos.

Hay que recalcar una cosa: esta colaboración no se refiere únicamente a las citas con los tutores de cada niño, sino también a su participación en las actividades que se propongan o en las decisiones que deben ser tomadas con respecto a los alumnos; esto sirve para crear un lazo de confianza entre padres y profesores y que puedan llegar juntos a ver los puntos que mejor podrían empujar a un buen desarrollo de los niños.

Es curioso, pero muchas veces sucede que este trabajo colaborativo entre maestros y padres se vuelve justamente lo contrario debido a diferencias de pensamiento o de métodos, pero lo cierto es que esta unión es un pilar fuerte para que los niños desarrollen un amor al aprendizaje, necesario para todo crecimiento. Cuando se carece de esta cooperación, los pequeños suelen tener problemas en su evolución escolar y desarrollar limitaciones a la hora de aprender; muchas de ellas, emocionales.

Erróneamente, se sigue creyendo que la educación es únicamente responsabilidad de las instituciones, pero la vida y la curiosidad del niño existen también fuera del colegio. Incentivar esa curiosidad, forjar la disciplina y reforzar los conocimientos es una tarea compartida entre ambas esferas principales de la vida del niño: la casa y la escuela. De ahí deriva la principal razón por la cual es tan importante la comunicación y la cooperación entre ambas. Los maestros también han de permitir a los padres de familia expresar sus opiniones y estar presentes durante su proceso educativo, y las decisiones con respecto a ello deben tomarse de la mejor manera posible: pragmática, para que sea útil a la hora de que los alumnos salgan al mundo; integral, para que sean capaces de analizar las cosas desde distintas perspectivas, y sobre todo, humana, porque los valores son el pilar principal que necesita una buena sociedad. ¿Tú qué dices? ¡Seamos el mejor de los equipos! 

Whatssapp